Comparación de la respuesta inmunitaria humoral y celular después de vacunar con una dosis de Bovela® (vacuna viva de doble deleción frente a la BVD) vs. la inducida por cepas campo

 

 

 

¿Qué tengo que hacer para controlar la BVD si mis animales suben a los pastos?

 

 

 

 

¿Qué tengo que hacer cuando incorporo un animal a mi explotación?

 

 

¿Cuál debe ser el procedimiento apropiado para la vacunación?

 

 

¿Cómo debo conservar las vacunas y qué material necesito para vacunar?

 

 

 

Check list Bioseguridad BVD

Chequeando las amenazas

 

Diversidad genética del virus de la diarrea vírica bovina en Galicia

C. Factor, E. Yus, C. Eiras, M. L. Sanjuan, M. Cerviño, I. Arnaiz, F. J. Diéguez

En este estudio se examinó la frecuencia y diversidad genética del virus de la diarrea vírica bovina (BVDV) en Galicia (noroeste de España). Se tipificaron un total de 86 cepas de BVDV presentes en muestras de suero de 79 animales persistentemente infectados (PI), de 3 animales con viremia transitoria y de fluido  abomasal de 4 fetos. Los aislados procedían de 73 granjas que participan en un programa voluntario de control del BVDV. La tipificación se basó en una secuencia de 288 pares de bases de la región no traducida (UTR) 5', que se amplificó utilizando los cebadores denominados 324 y 326. De las 86 cepas, 85 (98,8%) pertenecían a las especie BVDV-1 y 1 (1,2%) pertenecía a la especie BVDV-2; 73 cepas (84.9%) se tipificaron como BVDV-1b, 2 como BVDV-1e y 6 como BVDV-1d. Además, se tipificó una cepa perteneciente a cada uno de los siguientes tipos: 1a, 1h, 1k y 1l. La única cepa BVDV-2 fue clasificada como 2a. Estos resultados identifican al BVDV-1b como el tipo predominante e indican la presencia de tipos virales no descritos previamente en ningún lugar de España. Esta es también la primera reseña de BVDV-2 en Galicia y la segunda en España.

Fuente: http://vetrecordopen.bmj.com/content/3/1/e000196.full.pdf+html

 

 

 

 

 

 

 

AGRESIONES AL SISTEMA INMUNOLÓGICO, INMUNOSUPRESIÓN EN TERNERAS.

Igor Ajuriaguerra, Alfonso del Río, Álvaro Lagüera, Damián Canales, Luis Dubarbie, Manuel Pérez y Manuel Sainz de Aja (VETERINARIOS ASOCIADOS, S.C.).

 

El sistema inmunológico de nuestras terneras es el encargado de vigilar y regular que el organismo se encuentre en orden y libre de enfermedades. Se trata de un conjunto de procesos que ocurren en un organismo para protegerlo de una enfermedad mediante la identificación y
destrucción de patógenos o células tumorales. Las células del sistema inmune, mediante varios mecanismos complejos, son las responsables de establecer dicha respuesta. Está compuesta por barreras físicas (piel y mucosas), barreras químicas (péptidos antimicrobianos, citoquinas y enzimas líticas) y barreras celulares (glóbulos rojos, plaquetas, leucocitos, neutrófilos, basófilos, eosinofilos, monocitos, macrófagos, células dendríticas, linfocitos T y D). El medio ambiente que rodea a las terneras durante la vida fetal ejerce una profunda influencia en su desarrollo, en su función fisiológica y en su riesgo de sufrir enfermedades en la vida adulta. El feto tiene la capacidad de cambiar su estructura y/o función en
respuesta a las señales hormonales, nutricionales y metabólicas de su madre, que reflejan lo que experimentará durante la vida posnatal. Estos cambios pueden tener consecuencias a corto y largo plazo en su salud y en su susceptibilidad a enfermedades. Se puede decir que la epigenética
es el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la actividad del ADN pero sin alterar su secuencia. Por lo tanto, “La epigenética” o “programación” se ha adoptado para describir el proceso mediante el cual un estímulo o agresión en un periodo sensible de la vida
fetal o perinatal tiene efectos permanentes en la estructura, fisiología y metabolismo de los diferentes órganos y sistemas, por ejemplo, en el sistema inmunológico en este caso. Las terneras al nacer son agamaglobulinémicas, nacen con niveles de gammaglobulinas muy bajos, porque la placenta de la madre no permite el paso de inmunoglobulinas al ternero; esto se debe al tipo de placenta de los bovinos. La respuesta inmune
puede estar presente en vida fetal; el feto es capaz de producir anticuerpos frente a un estímulo antigénico desde los 90 – 120 días y en el último tercio de la gestación ya responder a una gran variedad de antígenos. Al ingerir el calostro con las inmunoglobulinas, se produce la transferencia pasiva y se adquiere la inmunidad pasiva. Las inmunoglobulinas calostrales se absorben en el intestino delgado, el transporte y absorción de las
inmunoglobulinas calostrales a través del epitelio intestinal se lleva a cabo por medio de los vasos linfáticos, de ahí pasan al conducto torácico y posteriormente a la sangre. Este proceso es muy rápido, de tal forma que se pueden detectar inmunoglobulinas en el conducto linfático torácico a los 80–120 minutos de haber ingerido el calostro. Es muy importante que todos estos mecanismos de transferencia pasiva se den de manera correcta para que las terneras reciban estas inmunoglobulinas vitales para el correcto funcionamiento de su sistema inmunológico. Junto con
las inmunoglobulinas se absorbe otra serie de proteínas, como las globulinas séricas bovinas, albúmina, polisacáridos de alto peso molecular, vitaminas, minerales y otros constituyentes del calostro como las enzimas gamma glutamina transferasa; la absorción no es específica solo para inmunoglobulinas calostrales. La transferencia pasiva depende de tres puntos críticos:
La secreción y concentración de inmunoglobulinas maternales en el calostro, ingestión de calostro adecuada y absorción de inmunoglobulinas calostrales. La inmunoglobulina (Ig) es concentrada en el calostro por un receptor activo y selectivo, que media la trasferencia de la IgG1 desde la sangre de la vaca a través del epitelio secretorio de la glándula mamaria. La IgG1 es la inmunoglobulina calostral predominante, la IgG2, IgM e
IgA están presentes a muy bajas concentraciones con respecto a la IgG1. La transferencia hacia el calostro comienza varias semanas
antes del parto y continúa ascendiendo hasta el momento de este. Dicho proceso da por resultado que la concentración de Ig calostral sea de 5 a 10 veces más alta que la concentración sérica materna. El calostro de vacas diferentes posee concentraciones variables de Ig, las vacas con
aptitud lechera tienen menor concentración comparadas con el calostro de vacas de aptitud cárnica, por lo general las novillas de primer parto tienen menor concentración comparadas con vacas multíparas, el calostro de segundo o posterior ordeño contiene muy baja cantidad de Ig con respecto al obtenido del primer ordeño. Debido a todas estas variaciones, una estrategia a seguir es medir la concentración de Ig del calostro
para alimentar a los terneros solo con calostro de adecuado contenido inmunoglobulínico.
La concentración de Ig calostral y el volumen ingerido determinarán la cantidad de Ig suministrada al ternero para su absorción. Cuando se trata de amamantamiento natural no es posible seleccionar el mejor calostro, ni determinar la hora y la cantidad suministrada. En alimentación artificial con calostro, procurar que reciba temprano su ingesta (Durante las primeras 6-8 horas de vida), grandes volúmenes de calostro (4 litros), aproximadamente el 10% del peso corporal, y a las 6 horas de esta toma darle otros dos litros garantiza que el ternero recibe una adecuada
masa de inmunoglobulinas. Podemos pasteurizar y/o congelar y posteriormente descongelar al baño maría el calostro, siempre que se haga de
manera adecuada y guardando la higiene necesaria. Siempre será mejor darles los calostros libres de patógenos ambientales. Es importante que el tiempo y temperatura del pasteurizador este bien controlado para no provocar una desnaturalización de las inmunoglobulinas, con la consiguiente reducción o eliminación de las mismas. No exceder tres meses de congelación del calostro, ya que la concentración de
inmunoglobulinas estará reducida o será casi nula.La capacidad de absorción de inmunoglobulinas calostrales decrece muy rápido después del
nacimiento. Pasadas seis horas desde el nacimiento el epitelio intestinal es menos permeable y las inmunoglobulinas ya se absorberán con mayor dificultad o no serán absorbidas. Este proceso se denomina cierre y cuando el ternero tiene 24h de vida es virtualmente completo. Cualquier alteración de la mucosa intestinal puede causar un fallo en la transferencia de la inmunidad pasiva. Los primeros meses de vida son
muy importantes para el ternero, sobre todo los dos primeros meses de vida, en los cuales de alimentarse básicamente de leche pasará a alimentarse con pienso, forraje y agua. El sistema inmunológico crece y se desarrolla como todos los demás órganos. Manejo, alimentación,
instalaciones y medioambiente son factores que van a influir en este proceso. La concentración de Ig maternal disminuye con el tiempo, hasta
que deja de circular. Al mismo tiempo, el sistema inmunológico del animal va a ser desafiado por los patógenos presentes en el ambiente y va a comenzar a producir sus propias Ig. A esto se le denomina inmunidad activa y es crítica para la salud a largo plazo del ternero. A medida que crecen cada vez tendrán menos influencia de las inmunoglobulinas maternales y comenzarán a depender de sus propias inmunoglobulinas.
Cuando el ternero tiene un mes aproximadamente, las Ig maternales representan una concentración del 50% con respecto de la concentración original recibida por la inmunidad pasiva. Cuando en cualquiera de las fases descritas sucede una eliminación o disminución de la respuesta inmunológica del organismo, hablaremos de INMUNOSUPRESIÓN. Hay factores que inhiben o disminuyen la respuesta ante la estimulación
antigénica. Son agresiones medioambientales; toxicas, psíquicas, infecciosas, traumáticas y nutritivas, que causarán este mal funcionamiento del sistema inmunológico. El efecto final que producen todas estas causas sobre una población depende del tiempo de actuación y cantidad el estímuloantigénico causante del efecto inmunosupresor. Es importante la fase de la vida del animal en la que actúa, causando mayores o menores alteraciones a largo o corto plazo. Tomaremos como ejemplo un agente agresor infeccioso que puede causar distintos efectos a distintas edades y estados de una población de animales. Tomaremos al BVD, ya que se trata de un agresor medioambiental que tiene mucha relevancia en el vacuno. Una primera visita a una explotación en la cual, tras un trabajo de investigación, se detecta un animal de 47 meses de edad segundo parto, permanentemente infectado de BVD. Se trata de un animal que elimina estímulos antigénicos, virus de BVD, durante toda su vida. Los resultantes de los partos de esta vaca, las dos terneras, que tenían que ser permanentemente infectadas, murieron durante sus primeros meses de vida y también eliminaron antígeno de BVD en la explotación. Todas las terneras gestadas y nacidas en la explotación llevan en contacto con ese estímulo antigénico continuo durante toda su vida, durante 47 meses al menos, una reinfección continua. Durante este tiempo, en la explotación se utilizaron varias vacunas polivalentes y monovalentes frente al BVD, sin diagnóstico previo del agente causal (un gran error), pero no daban el resultado esperado. Los efectos causados por el estímulo antigénico de la infección natural de BVD seguían produciendo alteraciones en el organismo de todos los animales de la explotación. Esta reinfección continua produce varias alteraciones que provocan pérdidas importantes en la eficiencia productiva de la explotación. Para verificar la analítica de la vaca, se realizaron dos analíticas de sangre más; entre la primera y la última analítica realizada pasaron 26 días, y en todas las muestras la cantidad de antígeno encontrada fue muy alta y con unos niveles similares en las tres, lo cual nos hace estar seguros de que se trata de un permanentemente infectado. Se sacrificó y se eliminó
de la explotación. Esto junto con un seguimiento de la presencia de antígeno en los animales nacidos en la explotación, para asegurarnos de que no introducimos en la población un nuevo animal eliminador de antígeno, junto con un control de presencia de anticuerpos P80 en terneras a los 6 meses de vida, para controlar la posible circulación en la explotación, hace que actualmente, casi dos años después, estén libres de estímulo
antigénico natural de BVD. En todas las terneras que convivieron con la permanentemente infectada, su analítica de anticuerpos P80 fue positiva. En las terneras que nacieron un mes después de sacrificar la vaca, cuando cumplieron los seis meses de vida, su analítica era negativa;
la no presencia de estos anticuerpos P80 en las terneras indicaba que la agresión antigénica ha desaparecido, ya no hay virus de BVD circulando
en los animales de la explotación. La retirada de este agente inmunosupresor de la población descrita ha tenido efectos beneficiosos desde las primeras fases de vida de nuestras terneras. Han desaparecido las terneras que perdían su vida o sufrían malformaciones en su fase fetal,
no nacen permanentemente infectados al no haber estimulo antigénico en el feto entre los 90 y 120 días de vida, nacen con mejor condición corporal y vitalidad, con todos sus sistemas vitales mejor desarrollados, entre ellos el sistema inmunológico. Su capacidad de responder a
estímulos antigénicos en sus primeros meses de vida es mejor y la mortalidad por causas como procesos respiratorios o digestivos son tremendamente menores. Se ha reducido el retraso en el crecimiento de las terneras y se consiguen criar lotes más homogéneos y de mejor condición corporal. Son terneras que se inseminan mucho antes que anteriormente porque alcanzan la talla y el peso para poder ser inseminadas, con una edad menor. Ha aumentado la fertilidad en la primera inseminación y han desaparecido las pérdidas de gestación tanto en animales
jóvenes como adultos. Esto hará que nuestros animales comiencen antes a producir y mejore la eficiencia productiva.

Actualmente se vacunan los animales a partir de los 8 meses de vida en la explotación para prevenir la entrada en la población de este agente agresor, ya que es un agente muy extendido en la cabaña ganadera mundial. De momento la nueva vacuna, monovalente viva modificada frente a BVD tipo 1 y BVD tipo 2 está dando el resultado esperado, que anteriormente las otras vacunas no daban. Esto nos lleva a pensar que mientras
que el agente agresor ambiental no desaparezca, no desaparece el efecto inmunosupresor, ni las consecuencias que eso conlleva y puede tener mayor o menor efecto en el organismo de nuestros animales, pero estará presente. Es inútil que utilicemos vacunas adecuadas, tras un diagnóstico previo, para ayudar al sistema inmunológico en su trabajo, mientras que no eliminemos el agente agresor que genera la
inmunosupresión del sistema inmunológico. El sistema inmunológico inmunodeprimido no responderá de la misma manera al estímulo antigénico que le genera la vacuna. Esto hará que la efectividad de la vacuna sea menor. Objetivo, eliminar o tratar de reducir causas de inmunodepresión de las explotaciones en las cuales viven nuestros animales, si queremos mejorar nuestra eficiencia productiva y tener mejores animales para producir.

Bibliografía

* Besser, T.E., Gay, C.C., and McGuire, T.C.: Serum inmunoglobulin G concentrations adquired by calves fed dam´s
versus pooled colostrum.
* Hunt, E. and Argenzio R.A.: The veterinary clinics of north america, food animal practice.
* Brambell, F.W.: The trasmission of immunity from mother to young and the catabolism of immunoglobulins.
* Torres-Medina, A.: The control of acute undifferentiated diarrhea of newborn beef calves. The Veterinary clinics of
North America, large animal practice.

Fuente: http://afca.es/publicaciones/revistaafcajunio16.pdf

 

Analizada la eficacia de la vacunación contra la BVD en la prevención de problemas reproductivos. Meta - análisis

La diarrea vírica bovina (BVD) es una enfermedad que afecta al rendimiento reproductivo del ganado vacuno de todo el mundo. El resultado de la infección por el virus de la BVD depende del estado inmunológico de la vaca y del estado de gestación en que se encuentre en el momento de la infección. Las posibles secuelas de la infección pueden ser desde fallo reproductivo, abortos, gran variedad de malformaciones congénitas e infección fetal. La vacunación es una herramienta eficaz de control contra el virus de la BVD y se vuelve a hablar de vacunas que confieren protección fetal. El objetivo del estudio es evaluar la eficacia de la vacunación contra el BVDV con el objetivo de prevenir pérdidas reproductivas mediante el uso de un análisis cuantitativo de publicaciones previas.

Los artículos se encontraron en bases de datos relevantes  (PubMed, CAB abstracts, National Agricultural Library catalog, and Web of Science) y también se examinaron las referencias de 10 artículos de revisión alemanes. Los criterios de inclusión para el meta-análisis fueron que dichos estudios tuvieran datos para realizar el análisis (ej. tamaño del grupo, número de abortos...). En total se utilizaron 46 artículos que reunían dichos criterios de inclusión.

El análisis reveló que la vacunación disminuyó la tasa de abortos un 45% y cerca del 85% de infección fetal de los animales que fueron vacunados en comparación con las cohortes sin vacunar. Este estudio corrobora el beneficio de vacunar contra la  BVD para obtener mejores resultados reproductivos y productivos en la explotación.
 

Fuente & artículo: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0093691X14005202
Acceso al artículo:Download

 

 

 

 

 


Guía Básica de Bioseguridad frente a BVD

 

 

 

 

 

Diarrea vírica bovina: variabilidad antigénica, impacto económico, diagnóstico y vacunas

 

  • Ignacio Arnaiz Laboratorio de Sanidade e Produción Animal de Galicia (LASAPAGA)
  • Eduardo Yus Unidad de Epidemiología y Sanidad Animal, Instituto de Investigación y Análisis Alimentarios, Facultad de Veterinaria de Lugo, USC
  • Francisco Javier Diéguez Unidad de Epidemiología y Sanidad Animal, Instituto de Investigación y Análisis Alimentarios, Facultad de Veterinaria de Lugo, USC. Departamento de Anatomía y Producción Animal, Facultad de Veterinaria, USC

 

Este artículo hace una revisión bibliográfica de lo que se conoce hasta ahora sobre el virus de la BVD y analiza el impacto económico que tiene su infección en una explotación

Sospecha clínica en infecciones activas por BVD en sistemas comerciales de producción bovina

 

Clinical picture of active bovine viral diarrhoea infection in commercial bovine productive systems

Susana Astiz,  Laura Cogollos, Juan Manuel Loste, Gorka Aduriz, Javier Heras y Manuel Cerviño

Este artículo aprobado para su publicación en la revista Animal Production Science clarifica si la impresión clínica a nivel de rebaño puede ayudar al veterinario a identificar BVD activo

  • La infección por la BVDV se asocia mas frecuentemente con problemas respiratorios, reproductivos e inmunodepresión (y sus consecuencias), que con diarreas.
  • En animales inmunocompetentes, hasta el 90% de las infecciones por BVD cursan de modo inaparente, o muy poco aparente.
  • Habitualmente incluida por el veterinario en el diagnóstico diferencial (debido a lo poco especifico de los síntomas, y el alto porcentaje de desarrollos inaparentes)

OBJETIVOS

  • Valorar cuanto de eficaz es la impresión clínica para detectar la prevalencia de BVD en un rebaños, en tres sistemas de producción diferentes en España: (Producción lechera, Ganado extensivo y Cebaderos)

Ausencia de plan de erradicación en España + Intenso tráfico de animales = Elevada prevalencia de BVD.

Como las infecciones post-natales tienden a ser poco aparentes, es de esperar que se detecten pocos casos de BVD basándose sólo en la sospecha clínica

Brote: situación de rebaño con al menos un síntoma o signo y al menos un animal positivo a Ag

  • Se incluyeron 167 rebaños (86 leche, 36 extensivo y 45 cebaderos).
  • Muestrasde1.203 animales(837 leche, 228 extensivo y 138 cebaderos).
  • Muestrasfueron suero o plasma (619), Sangre entera EDTA (344), tanque de leche (13), tejido (184) y cartílago (43).
  • Se incluyeron animales sólo si existía al menos un motivo de sospecha clínica basada en signos o síntomas.
  • Encuesta sobre la el motivo de sospecha y edad de los animales.
RESULTADOS
NIVEL DE EXPLOTACIÓN: 
33,7% de granjas de leche, 30,6% de explotaciones de extensivo y 40% de los  cebaderos contenían al menos un BVDV +.
NIVEL INDIVIDUAL
De las 1.203 muestras analizadas individuales, 93 (7,7%) fueron Ag positivo (lo que es muy superior a lo publicado de 1-3%). 
La sospecha clínica a nivel de rebaño puede ser de utilidad para la detección de infecciones activas por BVD
•Los signos y síntomas mas frecuentes promotores de la sospecha coincide con los obtenidos en otros estudios similares.

•Leche [--]:

oAborto en primer tercio

oProblemas de fertilidad en vaca

oProcesos inespecíficos en terneros

•Extensivo [--]

oProcesos inespecíficos en terneros

oProblemas de fertilidad en vaca y novilla

oDiarrea en terneros

•Cebo [--]

oElevada morbilidad en terneros

ESTOS RESULTADOS SUGIEREN UNA MAYOR ASOCIACIÓN ENTRE LA INFECCIÓN ACTIVA POR BVD EN UN REBAÑO Y LA SOSPECHA CLÍNICA A NIVEL DE REBAÑO, ESPECIALMENTE EN GANADO DE LECHE Y CEBO.

Puntos clave de bioseguridad en las explotaciones de bovino lechero

Susana Astiz Blanco. Dpto. Reproducción Animal (INIA).

Los objetivos primordiales y generales de cualquier plan de bioseguridad son evitar las nuevas infecciones, asumiendo que una de las principales vías de entrada de enfermedades o peligros es el exterior, incluyendo la introducción de animales de fuera de la explotación, tanto por nueva adquisión como por animales que vuelven después de haber estado fuera.

  • Reducir al máximo el número de animales que compramos, siempre dentro de lo posible. 
  • Reducir al máximo el origen de los animales que compramos: si logramos trabajar con una única explotación de origen, mejor. Además, si disponemos de la máxima información sanitaria y productiva de dicha explotación/explotaciones de origen. 
  • Controlar el transporte de los animales: no mezclar con otros orígenes, aunque si no son muchos animales, a veces, es una recomendación difícil. Si el transporte
  • Cuanto más joven sea el animal a comprar mejor: mejor novilla prepúber que gestante, mejor novilla que primípara, mejor gestante que parida, etc.
  • Intentar conocer el estado sanitario del/de los rebaños de origen. Para ello se recomienda seleccionar los de menor riesgo: rebaños cerrados; es decir, aquéllos que no compran/no comparten/no van a ferias/no van a pastos y, en la medida de lo posible, rebaños libres de determinadas enfermedades, sobre todo, de las enfermedades de las que la explotación destino es libre.
  • Lo ideal es tener referencias del estado sanitario de las explotaciones de origen y exigir o intentar que sean rebaños sin enfermedades recientes, con información sobre analíticas, planes vacunales, registros de tratamientos y movimientos.

 

Medidas de bioseguridad y biocontención frente a BVD.

En el caso concreto del BVD, la principal vía de entrada en las explotaciones libres suele ser la introducción de animales gestantes de un PI, o la producción de un PI dentro de la explotación, por lo que las medidas principales para evitar la entrada consisten en minimizar estos riesgos. Así pues, es muy importante comprobar, en primer lugar, que no introducimos ningún animal PI en la explotación (mediante detección de Ag en tejidos y/o sangre del animal que introducimos), y que los animales nacidos de novillas o vacas compradas gestantes (y ya confirmadas como no PI), no sean animales persistentemente infectados (se descarta igualmente que sea portador del Ag), y si lo fueran eliminarlos inmediatamente. Es importante considerar en el caso de introducción de un toro para monta natural, el análisis del semen para presencia de Ag, ya que puede ser un infectado de manera crónica, no ser PIs, pero eliminar virus del BVD por semen durante años. Por otro lado, evitar el contacto de animales en primeras fases de gestación o recién inseminados con animales de fuera de la explotación o recién introducidos (para evitar el contagio durante fases de gestación en las que puedan crearse nuevos PIs). Además, la monitorización periódica de PI y su eliminación en las granjas se aconseja siempre, ya que se citan casos de recirculación o reintroducción de la enfermedad, a pesar de haberse aplicado medidas estrictas de bioseguridad y sin explicación posible, así como la circulación del virus de BVD durante largo tiempo sin evidencia de presencia de PIs.

Una medida de biocontención básica y confirmada como de resultados muy positivos en este caso es la vacunación de la población incluso en granjas libres de BVD, sobre todo en regiones en las que la enfermedad es endémica, como es el caso de EE. UU. donde se aconseja de manera específica, al igual que el caso de Europa donde, en países sin programas de control, la prevalencia media de rebaño se estima entre el 60 y el 80 %.  La finalidad es minimizar los efectos devastadores de esta enfermedad en caso de que se produzca una reintroducción en un rebaño naïve. En el caso del BVD hay que recordar que los dos tipos de BVD (tipo 1 y tipo 2) son antigénicamente diferentes, por lo que las vacunas frente a BVD tipo 1 no protegen frente al BVD tipo 2, de manera que puede ser interesante valorar el uso de vacunas que cubran los dos serotipos en casos de riesgo.

¿Cuál es la percepción de los ganaderos del rol del veterinario en las estrategias de vacunación de las granjas británicas?

Este artículo publicado en el Veterinary Record y escrito por I.F. Richens comenta que hay muy poca investigación sobre las motivaciones y barreras que existen sobre la vacunación en vacuno. Los ganaderos identifican a los veterinarios como una fuente importante de información en temas de vacunación y manejo de cualquier patología, además de ser los principales proveedores de vacunas para los ganaderos. La propia percepción que tienen los veterinarios sobre su rol en el proceso de comunicación con los ganaderos es algo extraña. El objetivo de este estudio fue investigar cómo perciben el rol de los veterinarios los ganaderos de vacuno de leche en Gran Bretaña, mediante entrevistas a 24 ganaderos.

Los datos revelan que los ganaderos perciven a los veterinarios como importantes facilitadores en la toma de decisiones con respecto al acto de la vacunación, incluyendo la decisión de qué vacuna comprar y cómo utilizarla.

 

La dosis viral y la inmunosupresión modula la progresión de la infección aguda de BVD en terneros: evidencia de la persistencia a largo plazo después de la infección intra nasal

El artículo escrito por Rebecca Strong estudia cuatro grupos de terneros que fueron desafiados intranasalmente con el virus de la BVD tipo 1 que dió lugar a un brote severo en UK, para estudiar el efecto de la carga viral y la inmunosupresión en la replicación viral y en la transmisión del virus de la BVD. Tres de los grupos recibieron cargas crecientes de virus: Grupo A recivió 102.55TCID50/ml, grupo B 105.25TCID50/ml y grupo C 106.7TCID50/ml. Un cuarto grupo (D) se inaculó con una dosis media de  (105.25TCID50/ml) además de ser tratado con dexametasona (DMS) para provocar una inmunodepresión inducida. Se mezclaron en los grupos a terneros naïve como centinelas para controlar la transmisión. La infección resultante fue dosis dependiente en los animales que recibieron las dosis más altas, manifestando peores cuadros clínicos y mayores tasas de replicación viral. A pesar que el virus se incubó en el grupo con menor dosis infectiva, la BVD no se transmitió a los terneros centinelas. Los animales que habían recibido dexametasona tuvieron cuadros clínicos más graves y una viremia más prolongada. Usando técnicas de PCR, se detectó el virus en sangre después de varias semanas después de la recuperación clínica. 

Publicado el estudio que describe sobre cómo algunos signos clínicos deben alertarnos que existe una infección por BVD.

El artículo escrito por Susana Astiz, Laura Cogollos, Juan Loste, Gorka Aduriz, Javier Heras y Manuel Cerviño describen la situación de la BVD en explotaciones bovinas españolas a las que se había llegado al diagnóstico por la sospecha de síntomas clínicos. Analizaron más de 1200 muestras de 167 explotaciones y encontraron una prevalencia de infección por BVD del 7.7% de los animales, mucho más alta de la que hay descrita en la literatura (del 1-3%). Estos resultados sugieren que la BVD puede ser diagnosticada por la clínica que presenten los animales adelantando las consecuencias de la enfermedad

Cambios inmunopatológicos en el timo de terneros pre-infectados con BVD y desafiados con herpesvirus bovino 1.

El artículo escrito por F. Romero-Palomo, M. A. Risalde y J. C. Gómez-Villamandos concluye que el virus de la BVD es el responsable de las lesiones observadas en el timo de los animales utilizados en el experimento, así como de los cambios inmunopatológicos producidos y explica porqué los animales infectados por el virus de la BVD son más propensos a sufrir infecciones secundarias que se agraban por esta inmunosupresión previa.

 

Una enfermedad que afecta a las vacas y la contagian veterinarios. Una cepa virulenta de Diarrea Vírica Bovina afectó a cerca de 5000 vacas en Alemania.

Una enfermedad que afectó al ganado bovino y que afectó a más de 5000 vacas, y donde cerca de 500 fueron sacrificas fue probablemente contagiada por veterinarios, ganaderos y comerciantes de ganado en Alemania, según uno de los primeros artículos de investigación publicado en la nueva publicación on line  Heliyon. Los autores del estudio, del Friedrich-Loeffler-Institute (FLI), Alemania, dicen que los ganaderos y las personas que visitan las explotaciones deben tomar medidas de bioseguridad como vestir ropa desechable para minimizar el riesgo de contagio.

Una de las más importantes enfermedades contagiosas en ganado bovino, la Diarrea Vírica Bovina (BVD) provoca graves síntomas y enormes pérdidas económicas. Provocada por el virus de la Diarrea Vírica Bovina (BVDV), la BVD deprime el sistema inmunitario y causa una gran variedad de síntomas, incluyendo problemas respiratorios, infertilidad y abortos.

Debido a su importancia económica y clínica, se intenta erradicar la BVD de Alemania. Esto ha provocado que en las explotaciones que no hubieran tenido contacto con el virus y no habían sido vacunadas, se habían convertido en blancos mucho más susceptibles a sufrir la enfermedad.

En el año 2012 una cepa altamente virulenta de BVD tipo 2 (BVDV-2c) se introdujo en una explotación el país y se contagió a otras explotaciones. Esto provocó muchos brotes y un gran número de animales muertos entre los 5325 animales afectados en 21 explotaciones.

“Un ganadero de leche detectó en primer lugar una bajada en la producción y síntomas respiratorios, descarga nasal, fiebre y diarrea ocasional, con algunas muertes súbitas – estos síntomas fueron también detectados en otras explotaciones después que el virus se había contagiado, pero no se relacionó con brotes de BVD de forma inmediata”, comenta el Dr. Jörn Gethmann autor que lideró el estudio del Friedrich-Loeffler-Institute. “Nos sorprendió mucho la elevada morbilidad y mortalidad inducida por esta cepa de BVDV que provocó el brote.

Los investigadores y las autoridades competentes, pudieron seguir la propagación del virus. Visitaron ocho explotaciones y obtuvieron datos de 13 más. Se descubrió que el virus no se transmitía directamente entre animales infectados, sino que mayoritariamente se propagaba por personas, como veterinarios y comerciantes que se desplazaban entre las granjas. “Nos sorprendió mucho ver lo efectivo que fue el contagio entre otras granjas sin implicar a animales PI (permanentemente infectados”, comenta el Dr. Gethmann.

Los análisis laboratoriales revelaron que la fuente del brote fue el virus de la BVD tipo 2c. Este virus está asociado a la aparición de síntomas más severos que los provocados por la BVD convencional; la tasa de mortalidad superó el 60% y entre el 2,3% y el 29,5% de los animales de cada explotación afectada murieron durante el brote.

Una vez que se identificó el agente causante se modificaron las medidas de control del brote. Las autoridades sanitarias impusieron restricciones al movimiento de animales en las explotaciones afectadas. Las personas que habían estado en contacto con animales infectados se les aconsejó que incrementaran las medidas de bioseguridad, como la de utilizar ropa desechable. En algunas explotaciones, los animales afectados se vacunaron contra BVD para reducir los síntomas clínicos como “caso de emergencia”.

Estas medidas consiguieron frenar la propagación de la enfermedad. No obstante, los investigadores dicen que es importante revisar los programas de control regularmente y adaptarlos a la situación cambiante, por ejemplo, cuando nuevas cepas virulentas llegan.

“Los resultados de este estudio pueden ayudar a revisar los actuales programas de control de BVD y aumentar la bioseguridad en las explotaciones de vacuno, en particular, minimizando el riesgo de transmisión de enfermedades por el contacto con personas y comercio,” comenta el Dr. Gethmann

 

Referencia

 

Journal Reference:

1.    Jörn Gethmann et al. BVD-2 outbreak leads to high losses in cattle farms in Western Germany. Heliyon, 2015 DOI: 10.1016/j.heliyon.2015.e00019

Cite This Page:

Elsevier. "Cattle disease spread by vets, not cows: A virulent strain of Bovine Viral Diarrhea affected over 5,000 cattle in Germany." ScienceDaily. ScienceDaily, 21 September 2015. www.sciencedaily.com/releases/2015/09/150921090151.htm

Detectado por primera vez el genotipo de la BVD tipo 2 en Polonia.

Este artículo describe la identificación por primera vez del virus de la diarrea bovina tipo 2 en Polonia en un rebaño de vacas de leche que sufrió graves síntomas de la enfermedad y mató a animales jóvenes.

El virus se aisló y cultivó para posteriormente genotiparlo.

El impacto económico de la infección es enorme si se compara con los brotes acaecidos con el genotipo 1 del virus de la BVD ya que produce síntomas muy graves en los rebaños. El uso de vacunas contra el genotipo 1 de la BVD no previenen de la infección por el genotipo 2.

 

Situación de la seroprevalencia del virus de la BVD en Hungría antes de comenzar un plan de erradicación de la enfermedad

En este artículo publicado en la revista Acta Veterinaria Hungarica analiza la prevalencia del virus de la BVD en Hungría mediante un muestreode 1200 animales llevado a cabo por todo el país. El estudio concluye que el 43,4% de estas muestras fue positiva.

Referencia

Acta Veterinaria Hungarica 63 (2), pp. 255–263 (2015)

DOI: 10.1556/AVet.2015.023

http://www.akademiai.com/doi/abs/10.1556/AVet.2015.023

Retos en la detección de Ac de BVDV en leche de tanque

Allessandro Foddai, coautor de este artículo empezó investigando en el diagnóstico de la BVD en Dimarca comparando un test ELISA frante a SVANOVIR® BVDV-Ab

Las enfermedades no se transmiten de la misma forma en los rebaños. Ley de Pareto.

por Por Dr. Ron Clarke. Veterinario.

ronclarke1@mac.com

El incremento sin precedentes de enfermedades infecciosas en animales domésticos, salvajes y también en humanos no sigue unos patrones predecibles. Los brotes de enfermedades como la influenza H5N2 en aves –especialmente las recientes incursiones del virus afectando a pavos en el centro de Canadá y medio oeste de EEUU-, el virus del ébola en el este de África, los 5 brotes de fiebre aftosa ocurridos entre los años 2000 y 2011 en Corea, dejan pocas dudas de que no entendemos cómo se transmiten entre especies estos agentes infecciosos.

A veces se ha pasado por alto el hecho de que no todos los individuos de una misma población contribuyen de igual forma a la transmisión de una enfermedad.

En 1896, el economista italiano Vilfredo Pareto describió la regla del 80-20 basada en una simple observación: el 20% de las vainas de los guisantes de su jardín contenían el 80% de los guisantes producidos. De esta y otras observaciones, la ciencia ha adoptado que el principio de Pareto está detrás de muchos eventos, y que el 80% de los efectos provienen del 20% de los agentes que los causan.

El  principio de Pareto tiene aplicación en muchas enfermedades causadas por virus y bacterias. La falta de uniformidad en la transmisión de una enfermedad entre los individuos de una población depende de cómo esos individuos responden a los patógenos que causan la enfermedad.

En una población existen los super-propagadores de una enfermedad entre el resto de individuos de la población. Este es el 20% de infectados que contribuye a que el 80% restante se contagie. En la medida que estos super-propagadores estén en contacto con unos u otros individuos de su población, la carga patógena será diferente.

Tradicionalmente la predicción de la propagación de una enfermedad y los cambios en el número de animales infectados en una población se ha hecho mediante modelos epidemiológicos con un seguimiento de los animales susceptibles, infectados, y recuperados. Un defecto de muchos de estos modelos es que asumen que las poblaciones animales, y humanas, son homogéneas, y que todos los animales/humanos tienen las mismas capacidades de propagar la enfermedad. Se sabe que este no es el caso. La capacidad de albergar y propagar enfermedades no es igual. Mientras algunos individuos tienen una capacidad infectiva baja otros albergan altas cantidades de patógenos y se convierten en grandes depósitos de patógenos o super-huéspedes.

Estos super-huéspedes caracterizan una gran cantidad de enfermedades  virales y bacteriológicas y tienen un rol importante en el diseño de estrategias de control de enfermedades, -tanto nuevas como clásicas- especialmente aquéllas que provocan grandes pérdidas económicas. Además de las implicaciones de estos individuos que albergan gran cantidad de patógenos, el 60% de las enfermedades que afectan a animales también afectan a humanos.

Pero no todos están de acuerdo con la definición e importancia de estos super-propagadores (individuos que propagan más fácilmente la enfermedad) y super-huéspedes (individuos que albergan y transmiten gran cantidad de virus o bacterias). Los científicos también debaten en qué frecuencia estos super-propagadores pueden mostrarse asintomáticos en la población.

Los super-propagadores suponen aproximadamente el 20% de una población tipo que transmiten la enfermedad al 80% restante. Este fenómeno se ha observado, entre otras enfermedades contagiosas, en los brotes de SARS de 2002 y 2003, y sin ir más lejos el ejemplo ocurridoa principios del 1900, en el que María Mallon (María la Tifosa), una cocinera de Nueva York que infectó a docenas de personas con fiebre tifoidea sin ella manifestar ningún síntoma de la enfermedad.

El profesor de epidemiología de la Universidad de Wisconsin-Madison’s School de medicina veterinaria Tony Goldberg, nos da dos ejemplos clásicos que apoyan la teoría del fenómeno del super-propagador.

“Los super-propagadores pueden ser un gran problema en una granja". El virus que provoca la diarrea vírica bovina (BVD) puede infectar a las vacas desde estadios muy tempranos, pudiendo albergar y propagar una cantidad enorme de virus durante toda su vida sin mostrar síntomas de la enfermedad ellos mismos. Estos animales permanentemente infectados son inmunológicamente tolerantes y no enferman, aunque hay otros animales que producen menos leche y sufren problemas reproductivos.

Otro ejemplo que las investigaciones de Goldberg han demostrado es que los petirrojos americanos es una de las especies que propaga el virus del Nilo Occidental, una enfermedad transmitida por mosquitos. Los petirrojos son capaces de mantener la infección viral sin enfermar.

Se sabe que existen super-propagadores en muchas zoonosis: E. Coli, Giardia, Cryptosporios y Campylobacter son algunos ejemplos. Igual que con el ejemplo de la BVD, en enfermedades como la paratuberculosis y la leucosis bovina existen individuos persistentemente infectados. Los cerdos son super-huéspedes del virus de la fiebre aftosa.

Los investigadores trabajan para encontrar las razones por la que algunos animales transmiten más una enfermedad que otros. Investigaciones recientes sugieren que el sistema inmunitario juega un importante rol, no sólo protegiendo contra la infección, sino también en la transmisión de estos patógenos- . Se necesita seguir investigando en la relación que existe entre los super-huéspedes y los super-propagadores, como afectan a la prevalencia de las enfermedades y su predictibilidad. Factores asociados con el desarrollo del patógeno y detección precoz de los super-huéspedes; biomarcadores genéticos y fisiológicos que puedan ser utilizados en la detección temprana de los individuos con capacidad altamente infectiva, el impacto de los factores ambientales en los huéspedes y si los super-huéspedes es un carácter controlado genéticamente.

En muchas enfermedades, la detección de los individuos altamente infectivos no es posible porque no se conocen los mecanismos detrás de los super-huéspedes. Conocer los determinantes de los super-huéspedes y la transmisión de enfermedades es desconocida en el control de muchas enfermedades. La contribución epidemiológica de los super-huéspedes  es desproporcionado. El quid de la cuestión radica en identificar ese 20% lo antes posible.

Descubre las múltiples caras que tiene la BVD

por Monique Driesse

La Diarrea Vírica Bovina (BVD) ha estado recibiendo mucha atención recientemente. En Holanda se ha anunciado la implementaciónde un programa nacional de control de esta enfermedad. Los brotes ocasionados por el genotipo 2 del virus de la BVD durante el 2013 y primera mitad del 2014, han demostrado que la BVD está todavía presente en los rebaños y que es un riesgo real.

En los USA, los genotipos 1 y 2 del virus de la BVD tienen la misma prevalencia. En Europa, la prevalencia del genotipo 2 es menos del 10%. El subtipo 2c del genotipo 2 del virus es el más frecuente en Alemania y también ha sido el causante de los recientes brotes en Holanda. No obstante también ha sido detectado el subtipo 2a en Alemania. La forma más prevalente de este virus en Europa es el tipo 1b, seguido del tipo 1d.

Este artículo habla de estos temas relacionados con la BVD:

This article provides explanations of the following topics that are related to BVD:

  • Fiebre y diarrea
  • Otros factores a tener en cuenta
  • Transmisión
  • Impacto negativo en la fertilidad

 

El BVD tipo 2 está en España. Publicado en el Veterinary Record. (Aduriz G, Atxaerandio R, Cortabarria N. Vet Rec Open 2015;2:e000110. doi:10.1136/vetreco-2014-000110)

Un artículo publicado en la revista Veterinary Record (http://m.vetrecordopen.bmj.com/content/2/1/e000110.full.pdf ) desvela que el genotipo 2 del virus de la diarrea vírica bovina ha sido encontrado en el territorio nacional.

No existía evidencia de que este genotipo existiera en nuestro país, porque, simplemente, puede que no se haya buscado antes. Sin embargo, un artículo publicado en la revista Veterinary Record (Aduriz G, Atxaerandio R, Cortabarria N.Vet Rec Open2015;2:e000110. doi:10.1136/vetreco-2014-000110) desvela que el genotipo 2 del virus de la diarrea vírica bovina ya está en el territorio nacional. Posiblemente, esta presencia no sea un hecho reciente y aislado, sino que puede llevar con nosotros largo tiempo, ya que la prevalencia del tipo 2 en Europa está aumentando en los últimos años. Además, el comercio de animales vivos entre España y otros países positivos a este pestivirus está igualmente creciendo.

La presencia de BVDV-2 en nuestro país hace que deba replantearse la estrategia de vacunación frente a la BVD en España, debido a la escasa protección cruzada, en especial frente a la infección fetal, que existe entre ambos genotipos (Walz, 2009). E igualmente cabría plantearse que una posible causa de los fallos vacunales relacionados con una escasa protección fetal reportados, no sólo en España sino también en otros muchos países europeos, haya sido debida, al menos en parte, al hecho de que, hasta la fecha, el genotipo 2 de la BVD no se encuentra incluido en ninguna vacuna con registro en Europa.

Javier Heras habla sobre el manejo de la BVD en la recría de novillas en la revista Frisona Española

¿Hay que preocuparse de la presencia de la BVD en las novillas? Ciertamente, el BVD es una enfermedad a tenermuy en cuenta. Sin ser uno de los fantasmas de las patologías incluidas dentro de los programas de saneamiento obligatorio, sí es una de las principales protagonistas en términos de inversión económica y esfuerzos de control, tanto por parte de los laboratorios como de los ganaderos.

¿Conoces cuáles son los puntos críticos de vigilancia para evitar una entrada o recirculación de lvirus en la recría?

La enfermedad del BVD es una patología lo suficientementeimportante en la recría como para invertir esfuerzos en su control. El resultado de sus efectos se traduce mayoritariamente en pérdidas de eficiencia reproductiva y por tanto en pérdidas económicas.Es planteable un plan de erradicación eficiente diseñado específicamente para los distintos modelos de poblaciones de terneras. Éste siempre estará centrado en la eliminación de los animales PI, en el control de las nuevas incorporaciones y en el seguimiento estricto de los chequeos periódicos. La vacunación ha de considerarse por sí misma una herramienta de gran ayuda para la contención de los efectos de la enfermedad, pero no tanto como herramienta exclusiva para la eliminación de la misma en las granjas.

Silvia Rojo -Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (SERIDA) del Principado de Asturias- reflexiona sobre la BVD en Albeitar. De lo inadvertido a la alta mortalidad de la diarrea vírica bovina

Los efectos de la infección sobre la gestaciónincluyen reducción de la tasa de concepción,mortalidad embrionaria temprana, abortosy malformaciones congénitas en funciónde la edad a la que se infecta el feto.

Las infecciones por el VBVD-2 frecuentemente pasan desapercibidas o cursan con cuadros clínicos de leves a moderados, similares a los descritos en el apartado anterior. Sin embargo, algunas cepas virulentas de este genotipo pueden dar lugar a cuadros clínicos muy graves con consecuencias fatales asociados a altas morbilidad y mortalidad, como los observados en Norte América desde los años 90 (Carman et al., 1998). En Europa, los brotes por cepas virulentas del genotipo 2 no son frecuentes. Sin embargo, entre los años 2012 y 2013, en Alemania y Holanda se describieron unos brotes de infección aguda grave asociados al VBVD-2 subgrupo c.Los brotes ocurrieron en granjas de leche, de nodrizas y cebaderos, y estuvieron caracterizados por formas clínicas graves, de evolución aguda o sobreaguda y con una alta mortalidad en terneros y vacas adultas (Tabla 1). Cabe destacar algunas características de estos brotes que los diferencian de las infecciones transitorias originadas por cepas menos virulentas de VBVD:

- Afectación de todos los grupos de edad.

- Elevadas morbilidad y mortalidad (hasta del 50%) en pocas semanas, mostrando ser altamente contagiosa.

- Algunos animales infectados eliminan virus durante mucho tiempo, en el cual no seroconvierten, comportándose como un “falso PI”. Se han descrito casos de vacas adultas inmunocompetentes que eliminaron virus hasta 3 meses post-infección.

- Se detectan altas cargas víricas en sangre de algunos animales, con niveles similares a los detectados en animales PI.

- Cuadro clínico similar al de la EM.

- Graves consecuencias por la alteración de los parámetros hemáticos como diátesis hemorrágica asociado a una grave trombocitopenia y fenómenos de inmunosupresión como consecuencia de una marcada leucopenia.

Juan Vicente González nos ayuda a conocer mejor cuándo debemos sospechar que nuestros animales padecen BVD.

Dada la importancia que tiene la BVD en el ganado vacuno, Juan Vicente González, profesor titular del departamento de Medicina y Cirugía Animal de la Universidad Complutense de Madrid nos ayuda a repasar los signos clínicos de la enfermedad que ayudan a su detección en la granja.

Es importante conocer cuáles son estos signos para poder actuar en la explotación lo antes posible, puesto que una vez fuera de control, la BVD es imparable.

El artículo ha sido publicado en el número 114 de la revista AFRIGA.

Brotes de Infección por BVD tipo 2 en Alemania Obligan a Reflexión sobre las campañas de erradicación y control de esta enfermedad. (Susana Astiz).

El primer caso detectado ocurrió en el Land de la Renania del Norte-Westfalia (región 1), en febrero de 2012, donde una forma agresiva del virus del BVD produjo un brote, casi simultáneo, en 6 explotaciones de las regiones de Kleve y Viersen.En un lapso de poco tiempo murieron varios animales jóvenes y vacas adultas. Los animales infectados mostraron anorexia, fiebre transitoria, exudado nasal, diarrea y en algunos casos agudos trombocitopenia grave con petequias y hemorragias espontáneas. Animales que se recuperaban sufrieron leucopenia marcada, relacionada con una inmunosupresión y elevación de la incidencia de otras enfermedades secundarias, retrasando el ritmo de crecimiento de los animales más jóvenes y cursando en varios terneros de manera mortal. En todas las explotaciones se observaron igualmente abortos y mortinatos. Una vez ocurridos los brotes en las 6 explotaciones de vacuno de leche se observó un brote más de infección, igualmente por BVD tipo 2, en una explotación de cebo, afectada probablemente por la compra de un animal, pero, no proveniente de ninguna de las explotaciones afectadas sospechaba de infección en una explotación más en Sajonia Baja (Land colindante con el de Renania), que se confirmó unas semanas posteriores, al igual que otro más en Renania del Norte-Westfalia. Finalmente, a mediados de abril ya había dos explotaciones más afectadas en Sajonia Baja, y una en Holanda suponiendo un total de 10 explotaciones infectadas. Las explotaciones se precintaron y sus animales fueron inmovilizados totalmente durante meses, hasta que se aseguró el diagnóstico y se instauró el protocolo de vacunación de urgencia. Actualmente ya es seguro del diagnóstico de BVDtipo 2, siendo esta especie de virus de BVD mucho más virulento que el hasta ahora conocido tipo 1, al menos en estas regiones alemanas. Todas estas explotaciones estaban declaradas ya libres de BVD y libres de animales PI y desde hace dos años habían cesado la vacunación frente a BVD.

Efectos de la infección por BVD en la producción de leche” (Juan Echeverría)

Es sobradamente conocido que la Diarrea Vírica Bovina (BVD) puede tener repercusiones a diferentes niveles en el animal infectado, y, por ende, en los resultados productivos del rebaño. Así, se han descrito problemas de fertilidad; cuadros clínicos específicos, más o menos aparentes, y un estado de inmunodepresión temporal que favorece la aparición de otras enfermedades. La repercusión de la infección en la producción de leche debería también ser considerada, y es de esto último de lo que tratará este artículo. ......

...... En referencia, ya de un modo más específico, a la mastitis y su relación con la BVD, está perfectamente documentado que una infección nueva en un rebaño por el virus de la BVD aumenta en un 7% el riesgo de mastitis clínicas, como consecuencia del efecto del virus sobre el sistema inmunitario (Waage, 2000). La influencia de la inmunodepresión asociada a la infección por el virus de la BVD en el incremento de la tasa de enfermedades infecciosas puede ser especialmente relevante tanto en enfermedades clínicamente asociadas al estrés como en poblaciones sometidas a un alto nivel de estrés.....

Repercusión de la infección del virusde la diarrea vírica bovina en la función reproductiva. (Susana Astiz, INIA)

El ganado bovino es susceptible de infectarse con el virus de la diarrea vírica bovina en todas las edades. Su importancia radica en su alta prevalencia, los efectos clínicos que produce y su repercusión económica. 

BVD ¿un viejo conocido? (JuanManuel Loste).

Todos los ganaderos de vacuno lechero, vacas nodrizas o cebaderos de terneros han oído hablar del virus del BVD (Diarrea Vírica Bovina). La mayoría de ellos vacunan o han vacunado alguna vez frente a este virus (solo o en combinación con otros virus o bacterias) y han realizado algún análisis para detectar su presencia.

Y tú, ¿arriesgas o vacunas? (Paco González. Consultor veterinario).

Cuando una de nuestras explotaciones sufre un proceso infectivo por virus IBR o BVD, una de las primeras acciones que consideramos es la vacunación. Nos hemos equivocado. Esa acción se debía haber planteado, y realizado, mucho antes de que llegase el problema a la granja. Ahora es tarde, los gastos de la enfermedad van a costar años y años de vacunas cuyo precio, supuestamente, habíamos ahorrado al ganadero. Vivimos en un mundo peligroso y donde las decisiones pueden tener una importante repercusión económica. No actuar es también una decisión y también puede costar mucho.....

María Guelbenzu nos desvela los avances conseguidos por la Animal Health Ireland en materia de control de BVD

María Guelbenzu estudió la licenciatura de veterinaria en la Universidad de Zaragoza. Después de cinco años trabajando de veterinaria de campo de pequeños y grandes animales en Irlanda del Norte, se incorporó al Veterinary Sciences Division del Agri-Food and Biosciences Institute en Belfast donde ha estado trabajando durante los últimos 9 años. En el 2008 se hizo responsable del laboratorio de diagnóstico virológico y desde el 2010 ha sido responsable y coordinadora de la ‘AFBI Cattle Health Scheme’; entidad que proporciona planes voluntarios de control de la diarrea bovina vírica (BVD), rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), paratuberculosis y leptospirosis con la finalidad de acreditar rebaños libres de enfermedad. Su principal interés reside en los virus que producen el BVD y el IBR; asimismo María es miembro de los dos grupos de trabajo de Animal Health Ireland que se encargan de estas enfermedades, así como del grupo de implementación del programa de erradicación del BVD en Irlanda del Norte. Animal Health Ireland (AHI) fue presentada oficialmente en el 2009. Se trata de una sociedad dirigida por la industria y apoyada por el gobierno, sin fines de lucro y que opera como una asociación entre los ganaderos, elaboradores, asesores de salud animal y el gobierno. Su mandato incluye enfermedades y condiciones de la ganadería que son endémicas en Irlanda, pero que no están actualmente sujetas a la regulación y a programas coordinados de control. Hasta la formación de AHI todos los programas sanitarios eran responsabilidad del gobierno y no de la industria ganadera. Gracias a AHI se ha puesto en marcha un programa de erradicación de BVD en Irlanda.